Posiblemente estés algo cansado de escuchar sobre la tecnología blockchain, las criptomonedas, el Bitcoin y todo un conjunto de términos que, aunque ya te suenen familiares, son difíciles de explicar con exactitud.

“Revolución”, “cambio de paradigma”, “el futuro del dinero”. Cualquiera sea el título que se le asigne, hay algo grande en marcha que trae consigo un enorme potencial para crear nuevas oportunidades de negocios.

Si eres emprendedor, o aspiras a serlo, te recomiendo que leas con atención este post, donde encontrarás una sencilla explicación de lo que está ocurriendo para entender qué puedes hacer con ello.

 

¿Quién y cuándo?

Como nada es demasiado fácil en esta historia, la complejidad empieza desde el propio fundador: Satoshi Nakamoto. En realidad, éste no es su nombre verídico, sino el pseudónimo del incógnito programador que creó el protocolo, al publicar un paper en 2008 que proponía un sistema de dinero electrónico entre pares. Ésta fue la primera implementación de blockchain como base del Bitcoin, la primera criptomoneda creada sobre esta tecnología. (Después vendrían más…)

Por aquellos días, el misterioso personaje dejó unos pocos indicios. Pero tras interactuar algún tiempo con desarrolladores en la Web con el fin de perfeccionar su idea, no volvió a dejar rastros.

A lo largo del tiempo, se tejieron numerosas especulaciones sobre la identidad de Satoshi Nakamoto. Recientemente, Elon Musk, fundador de Tesla, fue señalado como el enmascarado, pero él mismo negó ser el padre del Bitcoin. En otra oportunidad se creyó que la idea había sido acuñada por Bram Cohen, creador de BitTorrent, aunque no existen confirmaciones. De todos modos, cualquiera sea el responsable, la tecnología abierta del blockchain ya camina sola.

 

Blockchain no es Bitcoin. Blockchain es la tecnología que permite transferir estas unidades de una moneda digital u otro activo de un individuo a otro eliminando los intermediarios.

¿Qué es?

Ante todo, blockchain no es Bitcoin. Blockchain es la tecnología que permite transferir Bitcoins de un individuo a otro. Sin embargo, su utilización excede a las criptomonedas.

Dicho esto, ya podemos comenzar. Blockchain significa, traducido al español, cadena de bloques. Ésta tiene como característica principal el ser “descentralizada”. Para entender el significado de este término, Lorne Lantz, emprendedor y educador referente en el mundillo del Bitcoin, comparó en una charla Ted a la enciclopedia británica con Wikipedia. Mientras que la primera tiene un solo autor legitimado, la enciclopedia digital es alimentada y editada por usuarios de manera colaborativa.

Del mismo modo, Blockchain es una cadena descentralizada que no casualmente se gestó tras el estallido de la crisis financiera que hizo mella en la confianza en el sistema tradicional y sus instituciones.

La idea de su creador fue experimentar si podía existir un sistema de pagos descentralizado, sin intermediarios. Y así nació el Bitcoin, la primera moneda virtual que, a diferencia de los dólares o los euros, no es emitida ni validada por ningún banco central. De allí que la tecnología blockchain está revolucionando, por mencionar sólo un caso, el universo de transacciones financieras como se conocían hasta el momento. Y de allí también sus riesgos (tema que trataremos en otro post).

 

¿Cómo?

Siguiendo con su descripción, la cadena de bloques está formada por nodos. Estos últimos son usuarios u ordenadores que se comunican entre sí y comparten información encriptada, es decir, protegida e inalterable. Por lo tanto, todos los participantes de la cadena tienen acceso a esa información, equiparable a un libro contable abierto. En este libro se asientan todas las transacciones (sean de Bitcoins o de cualquier otro activo).

He aquí una clave de la cadena de bloques: al compartir la misma información, los usuarios son capaces de comprobar si las operaciones que se inscriben en el libro son válidas o no. Y eso permite eliminar la intermediación.

 

En mayor detalle, la información que se transmite entre los nodos se denomina token. Los tokens – como “fichas” que sustituyen dinero real- representan activos, por ejemplo, dinero digital denominado en Bitcoins. Una determinada cantidad de tokens conforma un bloque, que se une a otros y así se va construyendo y extendiendo la cadena de transacciones.

Pensadlo así: la tecnología blockchain es el nuevo escribano, el nuevo contable, auditor, institución bancaria u otros organismos gubernamentales que actúan como agentes de validación a la hora de concretar transacciones. Pero la nueva validación no será en base a confianza en una persona o institución, sino que el mecanismo tecnológico será el encargado de proveer transparencia y autenticación.

 

Pensadlo así: la tecnología blockchain es el nuevo escribano, el nuevo contable, auditor, institución bancaria u otros organismos gubernamentales que actúan como agentes de validación a la hora de concretar transacciones.

¿Para qué?

En el siguiente ejemplo veremos una de las tantas aplicaciones de blockchain. Si un individuo en Madrid quisiera transferir dinero a uno en Nueva York, ¿cuáles serían sus posibilidades? Necesitaría usar el servicio de una tercera parte confiable. Típicamente, un banco.

Pero al parecer no será así por mucho tiempo, ya que blockchain permite eliminar al tercero en cuestión. Y no sólo eso: permite hacerlo inmediatamente y disminuyendo los costos, sin comisiones.

Hagamos un alto. Pongamos una lupa aquí en las criptomonedas. ¿Habéis oído hablar de los miners (o mineros)? Bueno, aquí es donde entran en juego. Como se ha dicho, no existe en esta cadena de bloques una autoridad central que decida qué transacciones son válidas. Entonces, ¿cómo se “autovalida” el sistema?

Si aún no te aclaras con el vídeo, te explico lo de los miners a continuación.

Supongamos que A quiere transferir una suma dinero virtual a B. El sistema mantiene esa transacción pendiente para que intervengan los “miners”. Cada diez minutos se activa una competencia entre ellos para resolver problemas matemáticos (“puzzles”) que permiten validar o descartar la transacción. Sólo después de que eso ocurre la transacción es legitimada y, por lo tanto, añadida a la cadena.

Los mineros trabajan con un incentivo: obtener Bitcoins. Pero la recompensa no es liberada hasta otros hayan reconocido la solución al problema como válida, y la hayan añadido a su libro. Esto da seguridad al sistema, al tiempo que garantiza que todos los participantes cuenten con una copia del mismo gran libro compartido.

Entonces, el nombre cobra sentido: los mineros son quienes rompen la piedra para encontrar nueva riqueza. Y así se generan nuevos Bitcoins, al tiempo en que la red se vuelve más segura.

 

Cada diez minutos se activa una competencia entre miners para resolver problemas matemáticos que permiten validar o descartar la transacción. Sólo después de que eso ocurre la transacción es legitimada y, por lo tanto, añadida a la cadena.

¿En qué otras operaciones puede utilizarse blockchain?

¡Atención! Aquí podrás encontrar ideas de cómo aprovechar esta tendencia cuyo potencial recién comienza a desplegarse pese a tener una década de antiguedad.

En el universo financiero, y más allá, son claros los beneficios. Veamos algunos ejemplos de cómo avanzan los experimentos con la tecnología blockchain en el mundo. Toma nota e inspírate:

 

1.Blockchain y los refugiados sirios

El World Food Programme(WFP) de la Organización Mundial de las Naciones Unidas, que provee alimentos a unas 100 millones de personas en 80 países, ya ahorra en comisiones bancarias en el envío de ayuda humanitaria valiéndose de tecnología blockchain. Según la agencia internacional de noticias Bloomberg, el programa WFP comenzó este desarrollo en 2016 y actualmente lo testea en el envío de asistencia a 100.000 refugiados sirios en Jordania. Sólo en este caso, el ahorro en transferencias de fondos podría alcanzar los $150.000 mensuales al eludir casi el total de comisiones que demandan los servicios bancarios.

Fuente: World Press

2. Blockchain y el mercado inmobiliario

El diario norteamericano Wall Street Journal reveló recientemente que Suecia podría convertirse en los próximos meses en el primer país en implementar blockchain para la compraventa de propiedades de manera oficial. Así, los registros podrían concretarse en horas, en lugar de meses, dado que la transferencia de títulos se volvería significativamente más eficiente. Además, la cadena aportaría grandes ventajas a la hora de evitar fraudes.

Para entender por qué, es necesario introducir el concepto de “contrato inteligente”, que funciona como un contrato normal, pero técnicamente consiste en un pequeño programa guardado en la cadena de bloques. Su estructura hace que el contrato se ejecute (en este caso, que una propiedad cambie de dueño) cuando ocurre un evento predeterminado (por ejemplo, el pago por parte del comprador), sin los trámites burocráticos y costos implicados actualmente.

Desde otro punto de vista, la implementación de un sistema de compraventa de propiedades de este tipo en un mercado como el de los Estados Unidos amenazaría el negocio de las aseguradoras de títulos de propiedad, que garantiza la legitimidad a los propietarios. Como toda tecnología disruptiva, ya hay sectores preocupados por su avance.

 

3. Blockchain y Justin Timberlake

El especialista Lorne Lantz encontró una relación entre la tecnología y el artista que ayuda a asimilar el concepto de contratos inteligentes.

En sus orígenes, Justin Timberlake integró Nsync. El éxito de la boys band también tuvo sus sinsabores: Nsync demandó a su primer representante y sello discográfico – cuenta Lantz sobre el escenario de TED- porque no recibía el dinero correspondiente por el ingreso que generaban las canciones.

Si el contrato hubiera sido un contrato inteligente montado sobre blockchain, el porcentaje correspondiente de los ingresos hubiera sido entregado a Justin, la banda y al resto de las partes de manera automática, en correspondencia a condiciones predeterminadas. La tecnología hubiera garantizado su cumplimiento y no habría habido lugar para el riesgo que implica la corrupción humana.

 

4. Blockchain y la democracia

Sovereign, una solución que relaciona blockchain con la democracia, hizo acreedor al joven Santiago Siri de un reconocimiento de la publicación MIT Technology Review. Siri fue destacado en 2017 como uno de los jóvenes visionarios del mundo hispanohablante por crear una solución tecnológica que busca garantizar la transparencia absoluta en los procesos de elecciones.

Como describe la publicación, “en lugar de transacciones monetarias, la plataforma utiliza la cadena de bloques para certificar los procesos de votación a través de una plataforma de democracia participativa online”. Cada voto queda registrado en una cadena de bloques y, como ocurre con las demás transacciones, se vuelve incorruptible. Siri lo llama “criptovoto”, haciendo un paralelismo con las criptomonedas.

El proyecto Democracy Earth de la plataforma Sovereign aún tiene mucho por conquistar, pero promete, nada menos, que revolucionar los sistemas democráticos actuales.

 

¿Sorprendido?

Hay más…

La banca, la industria de los medicamentos y hasta servicios similares a Uber o Airbnb, pero decentralizados. Las oportunidades de implementación de blockchain son tantas que en este post apenas nos hemos asomado a un sinfín de alternativas.

En este vídeo de futurethinkers.org podrás ver otras 19 industrias que sufrirán transformaciones radicales gracias a la implementación de Blockchain:

Ahora que sabes en qué consiste a grandes rasgos, podremos calar más hondo en aplicaciones precisas. E incluso, abordar los riesgos que aquellos no tan entusiastas atribuyen a las distintas implementaciones de blockchain.

Como esta tecnología, nuestra exploración recién comienza…