Probablemente no habrás oído hablar del Design Thinking, pero si te digo que empresas como Apple, Google o Zara lo utilizan y que tú también te puedes beneficiar de ello, te interesará seguir leyendo.

Se trata de una metodología para generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios. Proviene de la forma en la que trabajan los diseñadores de producto.

Hoy día la innovación es responsabilidad de todos los miembros de la compañía, no de un departamento aislado, ya que nos enfrentamos a retos cada vez más complejos que implican entender bien a nuestros cliente. Uno de los dibujos clásicos para explicar por qué usar Design Thinking es este:

dibujo design thinking

Ideado por Tim Brennan del Apple’s Creative Services group, que quiere reflejar como esta metodología puede ayudarnos a desenmarañar problemas complejos generando soluciones innovadoras.

Las premisas que sustentan el design thinking

El Design Thinking tiene una serie de premisas:

Enfócate en valores humanos: es fundamental empatizar con las personas para las que estás diseñando.
No lo digas, muéstralo: comunica de forma visual, a través de buenas historias y creando experiencias.
Colaboración radical: solo puedes generar ideas innovadoras con equipo multidisciplinares y heterogéneos.
Estar consciente (mindfull) del proceso: tener claro el proceso y los métodos de cada fase.
Cultura de prototipos: prototipar para probar rápido es fundamental dentro de este proceso.
Incita a la acción: esto no va de pensar, sino de pasar a la acción y probar.
Iterativo: un continuo aprendizaje basado en la prueba y error, volviendo a empezar o a cualquiera de las fases siempre que sea necesario.

¿Te apuntas?

Si te interesa lo que estás leyendo suscríbete a nuestra newsletter

Las fases del design thinking

Como metodología tiene una serie de fases, aunque al ser un proceso iterativo y no lineal representamos entre ellas las líneas que ves en el siguiente dibujo:

fases del design thinking

1. Empatizar

Es la base de todo. Se trata de observar, involucrarse y cuestionar continuamente el por qué, procurando tener conversaciones con los usuarios en su contexto.

2. Definir

Como reza la sentencia “Enmarcar el problema adecuado es la única manera de crear la solución correcta”. Por tanto, es fundamental determinar bien el desafío del proyecto basado en lo aprendido del usuario y su contexto. En la metodología se define como establecer “Point of View” (POV) y estos son los criterios para que funcione bien:

Enmarcar un problema con un enfoque directo.
Que sea inspirador para el equipo.
Que genere criterios para evaluar ideas y contrarrestarlas.
Que capture las mentes y corazones de las personas que has estudiado.
Que ayude a resolver el problema, imposible crear conceptos que sirven para todo y para todos

3. Idear

Esto no va de una idea feliz, sino de generar múltiples ideas.

Pensar sobre soluciones que son obvias y por lo tanto aumenta el potencial de innovación del conjunto de posibilidades.
Aprovechar de la mejor manera las distintas visiones de cada equipo de trabajo y el trabajo colectivo.
Descubrir áreas inesperadas de exploración creando mayor volumen y mayores opciones para innovar.

4. Prototipar

¿Por qué hacer prototipos?

Para inventar, construir y pensar en cómo resolver el problema.
Para comunicar. Porque si una imagen vale mil palabras, un prototipo vale mil imágenes.
Para detectar antes los errores y de manera barata, así como evaluar las alternativas.
Para controlar el proceso de la creación de soluciones.

¿Cómo hacer prototipos?

Empieza construyendo: aun cuando no sepas lo que estás haciendo.
No le dediques demasiado tiempo a un prototipo: no te involucres emocionalmente.
Identifica las variables: cada prototipo debe ir respondiendo preguntas cuando se esté evaluando.

5. Evaluar

Esta fase nos ayuda a refinar prototipos y soluciones, provocándonos iterar, lo que algunas veces significa volver a la mesa de dibujo, ya que aprendemos más sobre el usuario y a veces descubrirnos cosas nuevas.

¿Cómo evaluar?

No lo digas, muéstralo: sin explicar nada. Observa el uso, escucha y responde las preguntas que tengan.
Crea Experiencias: el ambiente y contexto.
Pídele al usuario que compare prototipos.

Yo lo he usado en algunos de los proyectos más exitosos que he tenido como Bubok o Escritor.com, pero sé que contado así puede sonar un poco teórico, lo mejor es que lo pruebes tu mismo, como habrás captado esto va de pasar a la acción. Para cada una de las fases hay multitud de herramientas, tienes información gratuita sobre ellas en la web www.designthinking.es.