IoT (Internet of Things)

Hay precursores y precursores: ¿Te acuerdas de Knight Rider, conocido en España como “El coche fantástico”? Michael Knight nos daba mucha envidia con su súper reloj de pulsera que conectaba con KITT, el coche que hacía de todo. Era un adelanto de lo que sería el “internet de las cosas” o Internet of Things.

El IoT conecta objetos y dispositivos a internet, de forma que se puede llevar un seguimiento de infinidad de aspectos que antes eran muy difíciles de controlar. Esto tiene aplicaciones desde domótica, pasando por logística (gestión de stocks, transporte…) hasta salud (por ejemplo monitorización de pacientes, dispositivos para hacer deporte…) o gestión ambiental.

Por ejemplo, ¿que se te acaba el cartucho de la Britta? Pues con un botón haces el pedido directo a tu puerta. Lee más aquí.