CONTABILIDAD DE LA INNOVACIÓN

Nuestro querido Sr. Ries dice que las startups llevan una contabilidad diferente: tienen que fijarse en medir el progreso, establecer hitos y priorizar tareas para mejorar resultados y poder rendir cuentas a los inversores. Sabemos que todo lo que lleve «contabilidad» de nombre de pila va a ser aburrido – pero necesario. Y si lo dice el Sr. Ries ¡nosotros lo creemos a pies juntillas!

Los objetivos de la contabilidad son el control y la información, en las startups tenemos un alto grado de incertidumbre, y esta es lo que diferencia a la contabilidad de la innovación.

Para reducir esta incertidumbre aplicamos el método lean  a la contabilidad:

  1. Hipótesis. Ejemplo: creamos un ecommerce de biberones que se calientan automáticamente y queremos validar la hipótesis de crecimiento de ventas superiores a la media del mercado de biberones porque los nuestros se calientan automáticamente.
  2. Objetivos y métricas. Ejemplo: Establecemos nuestros indicadores embudo (funnel)  que mide el customer journey.
  3. Experimento. Ejemplo: lanzamos el ecommerce y durante un mes comparamos las métricas de nuestro funnel y conocemos nuestros early adopters.
  4. Análisis. Ejemplo: analizamos los resultamos y ajustamos el proceso para mejorar las métricas

El proceso es cíclico y conlleva un aprendizaje, así que después de analizar volvemos a empezar. Recuerda que se aprende tanto de éxitos como fracasos, y estas lecciones aprendidas son las que nos permiten seguir mejorando y ajustar la estrategia.

[/vc_column][/vc_row]