El elevator pitch ha sido, tradicionalmente, el tipo de discurso que han entrenado los emprendedores a la hora de comunicar su idea de negocio. Los emprendedores de las últimas décadas entrenaban sus habilidades comunicativas para presentar su proyecto en lo que 'dura un viaje en ascensor'.

Se decía que, en los centros de negocio, podías coincidir en el ascensor con algún jefe o cargo de influencia, y esa podía ser la oportunidad de explicar tu proyecto, cómo es y en qué consiste.

Las técnicas de entrenamiento del elevator pitch pretendían así transmitir de manera rápida y eficaz las claves de tu propuesta emprendedora, para cazar interesados en formar parte del mismo, ya sea como inversores, socios o cualquier otro rol relacionado con su actividad. Durante mucho tiempo, entrenar tu elevator pitch de un minuto de duración ha sido indispensable para entender la oratoria de negocio.

Pero sucede que los tiempos han cambiado y, por extensión, los formatos en los que nos comunicamos. El paradigma ha mutado y cada vez es más importante el ámbito digital y otros canales de comunicación. Los lugares donde se reúnen personas influyentes no necesariamente son espacios verticales (la horizontalidad está ganando terreno) y el encuentro con las posibles personas interesadas en tu negocio se produce en circunstancias bien diferentes. El boom de la era digital lo ha cambiado todo y exige a los emprendedores rehacer sus discursos, expresándolos en diferentes tipologías.

El boom de la era digital lo ha cambiado todo y exige a los emprendedores rehacer sus discursos, expresándolos en diferentes tipologías.

¿Cuáles son esos formatos? ¿Qué nuevos discursos tendremos que ejercitar a la hora de comunicar nuestro proyecto emprendedor? Repasemos a continuación algunas alternativas al viejo elevator pitch.

 

El formato redes sociales

Todo buen transmisor de una idea empresarial tiene que tener en cuenta, por imperativo de la actualidad, las redes sociales. El móvil es consultado más de 100 veces al día por una de cada tres personas y mucho tienen que ver las redes sociales con ello. Las interacciones que tenemos con terceros pues, se concentra más en la red que fuera de ella. Por eso, transmitir una idea de negocio con los códigos de las diferentes redes sociales nos pueden traer grandes oportunidades.

Ten en cuenta que para actuar en las redes sociales con un fin profesional deberás, como paso previo, cultivar tu perfil público con mimo y trabajar tu marca personal. Este vídeo puede ayudarte a ello.

Si utilizas Twitter, prepárate para el arte de la síntesis, resumiendo tu proyecto en tweets de 280 caracteres como máximo. Tienes la opción de adaptarte a esa longitud o crear los famosos Hilos de Twitter (una concatenación de tweets que vertebran un discurso). Para hacer tweets atractivos ten en cuenta las tendencias de los últimos tiempos, la irrupción del formato vídeo, las encuestas o los tweets participativos.

Si utilizas Instagram, la red social del momento, coge fuerzas para hacer del aspecto visual el fuerte de tus comunicaciones. Fotografías y vídeos con un mensaje claro y conciso, aspecto siempre impoluto, cercanía en el lenguaje o logos identificables te serán de gran ayuda.

Si optas por Facebook, has de saber que estamos en un momento en que los algoritmos premian las publicaciones de pago y 'olvidan' el contenido orgánico, por lo que habrás de ser muy original y crear contenido de verdadero valor para llegar a tu público objetivo. Prioriza el interés del usuario antes de llevarlo a tu terreno divulgativo.

Si optas por LinkedIn, la red social del trabajo, la recurrencia y el sentido estratégico de tus actualizaciones tendrán mucho que ver con el impacto que consigas en tu comunidad. Recuerda que la actividad en esta red se disgrega por grupos según sus intereses. Es ahí donde puedes centrar tu mensaje.

 

El formato Ted Talks

¿Quién no conoce la famosas Ted Talks? Este formato de charlas de una duración de entre diez y veinte minutos fueron creadas en 1984 con el lema 'ideas que merece la pena difundir', y desde entonces han ido adquiriendo importancia hasta erigirse como un fenómeno imparable de transmisión de conocimiento en todo el mundo.

Su formato concentrado, esquemático, multimedia, con el beneficio colectivo como objetivo, no ha pasado desapercibido en el mundo empresarial. Cada vez son más las iniciativas que, a la manera de una charla Ted, proponen presentar tu proyecto empresarial.

Existen ya libros que tratan de transmitir los secretos de una charla Ted: Hable como en Ted, nueve secretos para comunicar utilizados por los mejores, de Camille Gallo, o incluso trabajos universitarios que analizan las Ted Talks como herramienta educativa.

La clave de este formato es saber conjugar un discurso ameno y didáctico sobre tu idea, usando imágenes y recursos multimedia como apoyo puntual.

El formato podcast

Cada vez son más las personas del mundo de los negocios que, mientras viajan, van al gimnasio, en metro o, simplemente, pasean por la ciudad, escuchan podcast como herramienta para conocer más las nuevas tendencias de sus sectores profesionales.

Así, el podcasting ha experimentado un auge en los últimos años, surgiendo programas de cabecera en casi todos los ámbitos  (los podcast de Oscar Feito, los Lunes Inspiradores de Cyberclick o Silvia te orienta son ejemplos de interés en el terreno de la formación empresarial). En estos programas, los emprendedores suelen tener la voz cantante y acuden como invitados para relatar su experiencia.

 

pitch_podcast_digital

 

Así que, si vas a acudir a algún espacio radiofónico a hablar de tu negocio, prepárate para hablar en lenguaje podcast. Adecúate al clima del programa, ensaya el tono y habla con naturalidad, humor y, sobre todo, veracidad.

En este post te recomendábamos podcasts útiles para emprendedores.

 

El formato DM

El Direct Message, o mensaje directo, en las redes sociales, de la misma forma que el mailing, es uno de los formatos que más importancia ha adquirido en los últimos tiempos. Se trata de un mensaje privado que te llega a través de una de las redes sociales en formato de texto. Puede ir acompañado de un link. Una especie de elevator pitch por escrito, en el que a través de tan solo unos párrafos has persuadir al interlocutor con tu propuesta de valor.

Se dice que los mensajes son un poco como los artrópodos. Tienen un encabezado, su tronco, que es donde reside lo más importante, y finalmente unas patas que ayudan a sostenerlo.

Para tener éxito en este mensaje la personalización, la concreción y la confianza son elementos fundamentales e imprescindibles en su realización.

 

Twitter_DM_StartPoint

 

El formato coworking

Los nuevos espacios de trabajo están generando, a su vez, oportunidades de alianzas y momentos específicos donde explicar tu idea de negocio.

Bien pensado, los coworking, los hubs tecnológicos o las mismas incubadoras, son lugares donde se ha producido un filtro natural, dejando fundamentalmente a profesionales que trabajan en sectores muy vinculados entre sí.

Ecommerce, diseñadores, maquetadores, profesionales del marketing digital, CEOs que comienzan su andadura… en sus pasillos, a la hora del café, en momentos de distensión, se suelen dar las condiciones para presentar tu proyecto empresarial. Se trata de charlas informales, pero de amplio calado, que sirven como primer paso hacia nuevos contactos o una nueva charla de mayor profundidad.

Es por ello que has de trabajar este discurso cercano y natural, pero con la suficiente firmeza como para despertar el interés por saber más del negocio.

Y entonces, ¿qué nuevas habilidades he de incorporar para adaptarme a los nuevos formatos?

A las ya conocidas habilidades de oratoria, la ductilidad para cambiar de formato y el conocimiento íntegro del producto o servicio, hay que añadir las cada vez más imprescindibles competencias digitales.

Estas te ayudarán a conectar en el ámbito digital con las personas que pudieran estar interesadas en tu propuesta de negocio. El presente y el futuro exige a los clásicos discursos emprendedores actualizarse, y que se adapten a nuevos formatos si quieren multiplicar su alcance.

 

competencias digitales

 

El elevator pitch fue único santo y seña de la oratoria emprendedora durante décadas. Pero sin dejarlo de lado, -porque habrá ocasiones en las que lo tendrás que tener bien presente-, ha llegado la hora de ampliarlo con discursos distintos: todos ellos tienen la digitalización como señal característica. El lenguaje emprendedor cada vez habla más en formato digital.

pitch perfecto

Prepara un Elevator Pitch perfecto

PLANTILLA GRATUITA

Descarga esta guía que te ayudará a elaborar un pitch que enamorará a tu público.