Uno de los momentos más importantes en la vida de una startup es en el que recibe la noticia de ser aceptada por una aceleradora. Pero, en realidad, ¿cómo funciona una aceleradora y por qué es tan importante?

Se trata de una institución que busca mejorar y potenciar a las empresas mediante programas específicos enfocados en dar apoyo integral a las compañías. Suelen seleccionar proyectos que ya están siendo desarrollados y se enfocan en transformarlos y prepararlos para su salida al mercado y así obtener un beneficio económico, ya que la inversión semilla suele intercambiarse por acciones de la empresa.

Mucha gente se pregunta cuáles son las diferencias con las incubadoras. La principal diferencia está en que los proyectos que seleccionan las incubadoras están en una fase muy inicial, y lo que persiguen estas es, gracias a los mentores que trabajan mano a mano con los fundadores, conseguir que la idea se convierta en un proyecto con futuro. Es el caso del programa de pre-aceleración Explorer, que ofrece formación especializada y mentorización para impulsar ideas.

La periodista Esther Paniagua se preguntaba en un artículo para El País Retina si el universo startup estaba saturado de aceleradoras. Lo cierto es que en los últimos años, el boom del emprendimiento y de los programas que potencian la creación y mantenimiento de las startups han aumentado  exponencialmente.

Ya en el  último informe anual Gust sobre la inversión en startups y aceleradoras en Europa, se exponía que España era el segundo país después de Reino Unido que más inversión había hecho en startups y el tercero, por detrás de Francia y Reino Unido, en número de empresas aceleradas.

En el estudio que Mobile World Capital hace cada año, Startup Ecosystem Overview 2018, vemos como ha evolucionado nuestro país en materia de inversión, aceleración y startups desde ese 2016. En 2017 había en España 3.258 y las inversiones se dispararon hasta alcanzar los 779.3 millones de euros:

Mirando estas cifras prevemos el porqué cada vez es más grande la competencia entre las startups de nueva creación, y cómo las aceleradoras cada vez lo tienen más complicado a la hora de seleccionar las empresas que entran en sus programas.

Hay decenas de aceleradoras a las que optar, tanto generalistas como especializadas en mercados específicos. Solo hay que dar un paseo por Google para ver que las opciones son infinitas, pero hay varias a las que aspiran todos los emprendedores. Y, ¿qué buscan ellas de las startups que van a acelerar?

 

Wayra

Se trata de una aceleradora de startups que comenzó a operar en 2011 en América Latina y en España gracias a una iniciativa de Telefónica. En Wayra ofrecen “financiación, mentoring, un espacio de trabajo único, conexión con la red global, networking entre emprendedores e inversores y la posibilidad de que tus productos puedan llegar a clientes en todo el mundo”. En España tienen sede tanto en Madrid como en Barcelona. ¿Qué buscan? Según su web, “una idea o empresa innovadora que use la tecnología para solucionar un problema”.

 

Lanzadera

Es una aceleradora de empresas de capital privado impulsada por Juan Roig, fundador de Mercadona. Esta iniciativa “nace para apoyar a líderes emprendedores en la creación de empresas eficientes que aporten valor e implementen un modelo empresarial sólido basado en el trabajo productivo, el esfuerzo y el liderazgo”, explican en su web. Tienen dos programas:

Garaje. Está dirigido a personas o equipos con proyectos en fase inicial que hayan validado la necesidad en el mercado y estén validando su propuesta de solución. El programa tiene una duración de hasta 11 meses y con una financiación máxima de 32.000€. Los objetivos del programa son:

– Validar esa propuesta de solución que estéis planteando a una necesidad ya contrastada en el mercado, a través de un primer MVP (Mínimo Producto Viable) o prototipo.

– Crear equipo.

– Implementar el modelo de negocio.

Lanzadera. Está dirigido a equipos ya formados cuyo proyecto emprendedor tenga ya más de 6 meses de vida desde su lanzamiento al mercado y sus correspondientes métricas. La duración en este caso es de hasta 9 meses con unas  financiación adaptada a las necesidades del proyecto. Los objetivos del programa son:

– Internacionalización y/o expansión.

– Crecimiento estable y sostenible.

– Consolidación de los equipos.

 

Seedrocket

Se trata de la primera aceleradora de startups de base tecnológica que se creó en España. Estamos hablando de 2008. Esta aceleradora ofrece a las startups “un espacio de trabajo potenciando las sinergias entre las empresas aceleradas”. Tienen espacios en Barcelona y en Madrid. Según su web, sus criterios de selección son:

  • Tener un proyecto tecnológico innovador que se encuentre en fase inicial.
  • Tener una primera versión del producto ya desarrollada. Tienen en cuenta proyectos que estén en la fase de lanzamiento siempre y cuando sean muy innovadores y con un equipo brillante.
  • Ser un equipo polivalente.
  • Demostrar que la startup tiene tracción.
  • Estar en búsqueda de inversión por parte de business angels.

 

Fondo Emprendedores Fundación Repsol

El proceso de selección dura unos 4-5 meses y les valoran en 4 etapas:

  1. Inscripción vía web: Hacen una pre-selección de startups que encajan con las categorías del Fondo. En esta etapa también se puede recibir preguntas de técnicos especialistas en la tecnología para solventar algunas dudas que pudieran surgir como la verificación del estado de la tecnología, su futura aplicación etc.
  2. Fase de entrevista: En esta fase se resuelven todo tipo de dudas: técnicas, de negocio, de estrategia empresarial etc. de forma presencial.
  3. Pre-aceleración: En esta etapa hay una formación dónde se recibe asesoramiento en diferentes ámbitos de la startup y se desarrolla un plan de trabajo.
  4. Jurado de fase final: Finalmente se produce la valoración de la propuesta final por parte del jurado.

Toda startup que quiera entrar al Fondo ha de cumplir unas condiciones:

– Tener un proyecto de base tecnológica que se encuentre en fase precomercial.

– Opcional: Contar con partners o colaboradores que facilitan la puesta en marcha de la tecnología (early adopters, socios etc.)

 

Testimonios 

La experiencia de David Pistoni, CEO de Zeleros, en Lanzadera

David Pistoni, CEO y fundador de Zeleros, ha vivido tanto un proceso de incubación como el actual de aceleración en Lanzadera. Para quien no conozca Zeleros, es la empresa española que busca liderar el desarrollo de un nuevo método de transporte sostenible de alta velocidad en Europa, inspirado en Hyperloop.

En 2017, fue seleccionada para el premio Innovación y Tecnología Disruptiva que ofrece Indra dentro del programa Explorer. Para Pistoni el programa fue muy interesante desde el inicio, ya que “une las mentes más inquietas de la universidad en un mismo lugar y eso genera grandes momentos y aprendizajes”. Además explica que la formación que recibieron fue de gran ayuda para profesionalizar el proyecto y el viaje a Silicon Valley les sirvió para conocer de primera mano el mayor sistema emprendedor del mundo. También les dio la posibilidad de conocer al resto de los compañeros, que en sus propias palabras “son unos cracks”.

Más tarde, el proyecto fue seleccionado para entrar en Lanzadera, lo que ha supuesto profesionalizar aún más el proyecto. “Tienen un equipo con mucha experiencia que ha trabajado con más de 200 empresas y eso se nota”, señala Pistoni. Para una empresa como la suya, en la que el equipo tiene un gran componente técnico, el impulso empresarial que están recibiendo es crucial.

Otra de las cosas que recalca el CEO de Zeleros de Lanzadera es que ofrece la posibilidad de compartir edificio con el resto de startups aceleradas, por lo que “aunque cada empresa desarrolle un proyecto distinto, siempre hay puntos en común que compartir y cosas nuevas que aprender”.

Según su experiencia, a la hora de seleccionar a una empresa tienen en cuenta las cifras y la parte más “profesional de la empresa, pero lo que realmente buscan son “equipos comprometidos, trabajadores y participativos”.

 

La experiencia de Óscar Valledor, CEO de Project Lobster en Lanzadera

Para Óscar Valledor, CEO de Project Lobster, y otro antiguo participante del programa Explorer de Banco Santander, entrar en Lanzadera ha supuesto “un salto cualitativo enorme”. No solo se han profesionalizado, si no que Lobster ha crecido en sólo 3 meses más de un 325% en facturación mensual y pasado de ser 1 persona full-time a ser actualmente 7 personas a tiempo completo.

Valledor reconoce que el proceso de selección es bastante riguroso. “Hay una parte más burocrática, dónde hay que subir un deck con información clave sobre tu proyecto, métricas,… Más tarde, hay varias entrevistas presenciales, y finalmente un periodo de pre-aceleración de 3 días dónde se trabaja en las propias instalaciones de Lanzadera y se tiene un sneak-peak del ritmo de trabajo”.

Además, el CEO de Project Lobster confiesa que “más allá de la inmensa ayuda que nos da Lanzadera a muchos niveles diferentes, el poder ser parte del ecosistema emprendedor es una suerte enorme porque se aprende muchísimo de cada caso diferente”.

 

La experiencia de Patricia Aymá cofundadora de VEnvirotech Biotechnology en el Fondo de Emprendedores de la Fundación Repsol

Patricia Aymá es la cofundadora y CTO de VEnvirotech Biotechnology, una startup creada en el Explorer Space de Terrassa que es capaz de transformar los residuos orgánicos de poco valor generados por diversas industrias en plásticos biodegradables de alto valor añadido y poco impacto medioambiental.

Hoy en día están en el Fondo de Emprendedores de la Fundación Repsol que, según la propia Patricia “no solo nos está aportando dinero, sino también mucho valor en forma de asesoramiento, motivación, apoyo y recursos”.

Para ellos, ha significado un impulso enorme en diferentes aspectos:

– A nivel tecnológico: “Tenemos la posibilidad de colaborar con los profesionales de Repsol en los diferentes retos que puedan surgir durante la aplicación de nuestra tecnología”.

– A nivel económico: “El Fondo ayuda a la empresa con 144.000€ al año (renovable un segundo año) para desarrollar las pruebas piloto y subir el TLR de la tecnología”.

– A nivel cualitativo: “Estar dentro del Fondo significa un impulso en la valoración de la empresa (tanto económica como social) que es reconocida por su trabajo y sus metas”.

– A nivel de formación: “Las formaciones que organiza la Fundación Repsol para el Fondo de Emprendedores son muy buenas. Las realizan profesionales del sector y siempre cubren aspectos esenciales de una empresa (project management, análisis de riesgos etc.)”.

Después de esto esperamos que te haya quedado más claro cómo hacer para entrar en una, y si necesitas más recursos, ve a nuestra página de descargables para saber de qué están hablando cuando mencionan el business plan, el producto mínimo viable o cosas como el pitch.

¿Te apuntas?

Si te interesa lo que estás leyendo suscríbete a nuestra newsletter