Cuando se habla de Zeleros, parece que se habla de un futuro de ciencia ficción. Pero no. Es un presente con las alas y los sueños muy grandes. Zeleros es la empresa española que busca liderar el desarrollo de un nuevo método de transporte sostenible de alta velocidad en Europa, inspirado en Hyperloop. Acaban de seleccionarla en lista de la revista Emprendedores como una de las startups más prometedoras en 2018 y no paran de cosechar éxitos.

Para David Pistoni, CEO y fundador de Zeleros, el concepto de hyperloop es “realmente muy sencillo”, pero ni él ni su equipo pertenecen al común de los mortales, porque “hacer levitar un tren dentro de un tubo a baja presión”, no se puede considerar un experimento de andar por casa.

Todo surgió en 2013, cuando un grupo de estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia fundaron Makers UPV, mientras perseguían retos y proyectos más allá de las clases y los exámenes. La comunidad se fue haciendo cada vez más grande (a día de hoy tiene 2.000 seguidores y 200 asociados) y llegaron a participar y a ganar algunas competiciones internacionales como el SpaceApps de la NASA.

De esa comunidad salieron los 5 fundadores de Hyperloop UPV. “Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, organizó en 2015 una competición para que las universidades del mundo desarrollaran sus propias propuestas de hyperloop, y nos lanzamos a ello sin dudarlo”, recuerda Pistoni. En la primera primera fase de la competición lograron ganar el premio a la mejor propuesta de hyperloop y al mejor sistema de propulsión. “Un año después ampliamos el equipo hasta 35 estudiantes y presentamos el primer prototipo de hyperloop de España en Los Ángeles, en la siguiente fase de la competición”, cuenta el CEO de Zeleros.

 

Hyperloop Zeleros

Zeleros está desarrollando el vehículo del futuro: una cápsula que se desplaza mediante levitación magnética dentro de un tubo y que nos permitirá viajar a más de 1.000 km por hora.

 

Precisamente ese fue el punto de inflexión en la vida de David Pistoni y sus compañeros. Estaban terminando los estudios, tenían el know-how y sabían el potencial de las tecnologías que estaban desarrollando, por lo que decidieron arriesgar, dejar el equipo universitario y volar libres. Apostaron por crear una empresa y tenían la mano ganadora.

Y aunque hoy en día el equipo universitario Hyperloop UPV, sigue participando en las competiciones de Estados Unidos, Zeleros tiene “sus propios objetivos, tecnologías y aliados para llevar a cabo su propia visión de hyperloop”, recalca su CEO.

En 2017, Zeleros fue seleccionada para el premio Innovación y Tecnología Disruptiva que ofrece Indra dentro del programa Explorer. “De algún modo Explorer une a las mentes más inquietas de la universidad en un mismo lugar y eso ya de por sí genera grandes momentos y aprendizajes”, recalca Pistoni. Además de la formación que ayuda a profesionalizar el proyecto, el premio da la posibilidad de viajar a Silicon Valley y conocer de primera mano el mayor ecosistema emprendedor del mundo. Por eso, para David Pistoni, “la experiencia en San Francisco fue genial, tanto por la compañía como por el entorno”.

 

David Pistoni Zeleros

“Queremos convertir a hyperloop en un transporte global y escalable”, afirma David Pistoni, CEO de Zeleros.

A 1000 km/h

 

Pasaron de las aulas y los exámenes a estar involucrados en uno de los proyectos más punteros del momento, contando con la posibilidad de cambiar el mundo. Pero todos los hitos conseguidos, no habrían sido posible sin los aliados que han apoyado a Zeleros en su trayectoria. David Pistoni los nombra agradecido: “Lanzadera, Plug and Play, Climate KIC, Ideas UPV, Fundación Everis o IVACE, en cuanto a apoyo empresarial. Altran, la consultora tecnológica más grande de Europa, la UPV, o IMDEA nanociencia, como impulso en nuestros desarrollos”.

El camino, aunque motivador, no ha sido fácil. Ha habido piedras disfrazadas de problemas a lo largo del recorrido. David destaca las dificultades burocráticas hasta llegar a formalizar la empresa “que fueron más largas de lo esperado” o las relaciones con las grandes corporaciones “en las que hay que sufrir sus plazos y sus procedimientos”.

También tuvieron problemas en aduanas el año pasado, al intentar enviar el prototipo desde España a EEUU, perdiendo una semana de montaje del vehículo. Por suerte cuentan con una mente fría y preparada para enfrentar sorpresas inesperadas. “Trabajamos siempre en torno a las fronteras de la tecnología actual, eso hace que sea un proyecto apasionante, pero a la vez hay que aprender a gestionar muy bien la incertidumbre.

A pesar de las dificultades nunca han pensado en tirar la toalla. “Como equipo universitario llegamos a pensar en algunos momentos que no llegaríamos a tener el vehículo a tiempo para la competición, pero seguimos adelante y finalmente conseguimos lograrlo”, señala Pistoni.

Como empresa, señala, que lo más complicado es buscar financiación para un proyecto tan tecnológico. Esto les ha llevado a vivir algún momento duro, pero hasta el momento han podido seguir avanzando y tienen la motivación por bandera: “Seguiremos demostrando que somos capaces, no seremos nosotros los que abandonemos”. Y continúan demostrándolo: Angels, el fondo de inversión del empresario Juan Roig, entró en el capital de  Zeleros hace menos de un mes.

 

David Pistoni Zeleros

Con la vista puesta en el futuro

 

Su objetivo principal en 2018 es completar la ronda de inversión de 2M€ que están preparando, lo que les permitirá dar los próximos pasos claves en su desarrollo mediante bancos de ensayo y la futura creación de un prototipo a escala que testearán en 2019. Además planean seguir con su desarrollo estableciendo alianzas clave que les impulsen en el trayecto.

Para 2021/2022 quieren construir un prototipo a tamaño real, que será la antesala de la industrialización. Pistoni lo tiene claro: “Estamos convencidos de nuestro planteamiento, que puede convertir a hyperloop en un transporte global y escalable, y vamos a seguir trabajando duro para hacerlo realidad”.

 

Consejos para futuros emprendedores

 

Pistoni lo tiene claro, es importante rodearse de los mejores, tanto fuera como dentro de tu equipo”. También considera clave encontrar buenos mentores, pedir muchos consejos a gente que sepa más que tú y no tener miedo a compartir tu idea, “es necesario que alguien con más experiencia te abra los ojos antes de que te lances o te estampes”.

Pistoni destaca que, aunque existen excepciones, se ha encontrado un mundo lleno de personas muy abiertas con ganas de ayudarse unas a otras. Aunque muchas veces es duro, merece la pena por todo lo que aprendes y disfrutas.

 

TE PUEDE INTERESAR

“Queremos ser motor de cambio en nuestra área”

Inspiración - Proyectos