PIVOTAR

No necesitas ser un experto en la NBA para saber que en basket pivotar es anclar un pie y mover el otro.

Pues este “palabro” en la jerga emprendedora significa cambiar algún aspecto de tu estrategia para mejorar tu producto/servicio, tu modelo de negocio o cualquier parte del business canvas. El pivote es la conexión entre validar y descubrir clientes: te dice lo que debes hacer cuando tus hipótesis no coinciden con la realidad. Se trata de una corrección estructurada, un cambio radical (a diferencia de la iteración) para probar una nueva hipótesis básica, pero manteniendo un pie anclado en lo que se ha aprendido hasta el momento.

Ejemplos de diferentes tipos de pivote:

  • convertir una función  del producto en el producto en sí mismo (por ejemplo, Instagram, decidió centrarse en compartir fotos, que era solo una de sus características iniciales)
  • cambiar el canal de ventas (por ejemplo lo que hizo Netflix, que empezó enviando DVDs para pasar a un modelo de streaming)
  • enfocarse en otra audiencia (por ejemplo, pasar de un segmento B2C a B2B)
  • etc.

Mide resultados y confirma si vas en la dirección correcta o si tienes que pivotar de nuevo.

No lo olvides: si estás construyendo el producto equivocado, de poco te servirá optimizarlo: no te dejes los cuernos y pivota cual Michael Jordan. ¡Y que el lienzo de modelo de negocio y los post-it te acompañen!

[/vc_column][/vc_row]