Comunicar bien tu idea o proyecto de negocio es clave para lograr el éxito. Se puede tener el mejor proyecto, el mejor producto o servicio, pero si no somos capaces de comunicarlo de manera eficaz nadie invertirá en él. Será una idea más, entre tantas que quedan olvidadas en un cajón.

Comunicar no se limita a dar a conocer tus productos o servicios, sino también dirigir el mensaje y saberlo transmitir. Es fundamental que sepas trasladar tu conocimiento y experiencia, la viabilidad del proyecto y, sobre todo, tus capacidades para ponerlo en marcha y llevarlo a cabo.

Debes reflexionar sobre la importancia de comunicar tu proyecto y prepararte para lograr que tu elevator pitch sea impactante, diferente y relevante. Porque como emprendedor serán muchas las ocasiones en las que tendrás que presentar tu idea de negocio.

No existe una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión” Oscar Wilde.

Ya sea en un congreso, conferencia o cualquier otro evento, en reuniones con posibles clientes o colaboradores, o simplemente en un networking informal puedes encontrar al alguien que te hará las siguientes preguntas: “¿A qué te dedicas? o “¿De qué se trata tu proyecto?

¿Te apuntas?

Si te interesa lo que estás leyendo suscríbete a nuestra newsletter

Es muy frecuente que estos pitches para presentar ideas y proyectos de emprendedores se acompañen de slides o diapositivas en formato digital que se proyectan sobre una pantalla mientras explican sus proyectos. Para esas ocasiones, y como ayuda para construir el guion de tu presentación, te recomiendo las diez slides de Guy Kawasaki.

 

slides de Guy Kawasaki

Las diez slides de Guy Kawasaki.

Para este especialista en marketing y nuevas tecnologías el pitch perfecto debe tener diez slides. Cada una de ellas explicará los diez puntos fundamentales en los que los inversores se fijan cuando valoran en qué proyectos o startups van a invertir su dinero.

 

  1. Título: nombre de la empresa, tu nombre y posición, dirección, email y número de teléfono.
  2. Problema/ Oportunidad: describe qué problema solucionas o qué resultado ofreces.
  3. Propuesta de valor: explica el valor de tu proyecto.
  4. Magia subyacente: describe la tecnología, salsa secreta o magia detrás de tu producto.
    1. Cuanto menos texto y más diagramas y esquemas, mejor.
    2. Y si tienes un prototipo o una demo, este es el momento. Porque como dijo Glen Shires de Google: “Si una imagen vale más que mil palabras, un prototipo vale más que diez mil slides”.
  5. Modelo de negocio: explica quién tiene tu dinero temporalmente en su bolsillo y cómo vas a meterlo en el tuyo.
  6. Plan go-to-market: explica cómo llegarás a tu cliente sin hacer saltar la banca.
  7. Análisis competitivo: facilita una visión completa del panorama competitivo. Demasiado es mejor que muy poco.
  8. Equipo de management: describe los jugadores clave de tu equipo, directores y mayores inversores.
  9. Proyecciones financieras y métricas clave: facilita un plan a tres años vista. No solo en cuanto a dinero, sino en previsión de número de clientes y de conversión. También, mejor que sobre que no que falte.
  10. Estado actual, hitos y uso de la inversión: Explica el estado actual de tu producto, cómo se presenta en el futuro próximo y cómo usarás el dinero que intentas conseguir.